HIFU

La terapia focal con ultrasonidos de alta intensidad (HIFU) permite destruir mediante la concentración de calor el foco del tumor preservando la próstata. A través del recto y, dirigido por ecografía, se consigue llegar a dianas terapéuticas muy pequeñas (de hasta 3mm de diámetro), una precisión superior a otras terapias focales como la crioterapia. Además, el hecho de conservar la próstata permite que las funciones propias de la glándula -la eyaculatoria, la incontinencia de orina y la función eréctil-, no se vean afectadas.

La intervención dura aproximadamente unas dos horas y en 24 horas el paciente puede volver a casa, con sonda, con lo que se mejora la recuperación tras el postoperatorio.

El procedimiento SE REALIZA mediante un sistema robotizado con control ecográfico en tiempo real y no se requieren incisiones. Se trata de una alternativa terapéutica mínimamente invasiva para pacientes con carcinoma de próstata donde el elevado riesgo quirúrgico, la edad avanzada o las comorbilidades del paciente desaconsejan tratamientos más agresivos.

HIFU también se contempla como una opción para pacientes afectos de cáncer de próstata de bajo grado que quieren mantener la función eréctil y de continencia.